Una serie de eventos desafortunados

6 03 2009

Aterrizamos en el hotel, empezamos a desvestirnos, en medio de los besos y caricias, tropecé con mi propio pantalón y terminé en el piso semidesnuda y más enrededada que mi cabello un lunes por la mañana.

O me ayudó a levantarme y al ver que se aguantaba la risa, solo atiné a decirle: ríete no más que parece que vas a vomitar. O soltó una carcajada y me empecé a reír.

Me senté en la cama y de un momento a otro volvimos a empezar lo que suspendimos por mi repentina caída. Ya estabámos en pleno cuando derepente escuché un au!.

Me paralicé. O me dijo por fa, sal de mi encima, yo pensé pucha se le rompió. (claro que no escuché un clack y luego me debatí unos segundos en que no podría escuchar algo así ni a balas) Me pusé a su lado y me empecé a reír, mientras él, tendido en la cama me decía entre risas – para no llorar – me duele, me duele.

Dos incidentes en una noche, no podía pasar algo peor, pensé. (pobre ilusa) Entonces, O se recuperó y con fuerza. Todo iba bien hasta que intentamos cambiar de posición en medio del cambio terminé saliendo literalmente volando de la cama al piso.

Cabe decir que O es alto, fuerte y tiene unos brazotes por lo que mi segunda caída, además de cómica, resultó un poco más dolorosa.

Decidimos descansar, decepcionados de que nuestros intentos anteriores no funcionaran. Conversamos, nos reímos y de un momento a otro la llama se encendió.

Dígase que lo hicimos y que en el segundo round, cuando estaba en una posición en la que no lo veía de frente, O se detuvo y escuché un nuevo au! (no, otra vez no lo lesioné abajo, ni lo dejé sin herencia) era un calambre.

Se le acalambró la pierna, tuve que ayudarlo para que se le pase. El romance y la calentura se convirtieron en carcajadas y salimos del hotel no satisfechos pero sí felices.
PD: El video me encanta! Ah sí, tiene que ver con la caída, donde Ryan Phillipe bota a Cecile, mi caída de la cama fue algo así, solo que un poco más cómica y sexy!





Resfriada en San Valentín

15 02 2009

¿Hay algo peor que estar resfriado en verano?, Sí, si lo hay. Estar resfriado y que sea Día de San Valentín, esa fecha en la que el amor literalmente está en todas las bancas, sillas, sillones, muros de Lima y balnearios.

Esa fecha es terrible para alguien cuyos mocos saltan de su nariz cada vez que estornuda, cuyas flemas terminan en el water y cuyo ánimo está por los suelos debido a que los antigripales ya no le sirven para nada.

Mi buzón de mensajes me grita: No tiene mensajes, ni siquiera tu mejor amiga te ha escrito (Claro, la muy zorra debe de andar con su novio en un buen hotel haciendo quién sabe qué pose sexual)

Y mientras tanto yo estoy aquí, estancada en mi casa sin poder beber un tequila para ahogar la rabia de tener que pasarme todo el día en cama por una fiebre que no me deja en paz.

Si viera al idiota de Cupido le patearía las pelotas por olvidarse de los miles de parias del amor que andan en sus casas pudriéndose. No sé si alguien ya se lo preguntó (miles lo han hecho, seguro) ¿Qué pasa con esos desafortunados seres que aman a alguien en silencio, que no son correspondidos, los que son engañados, los que son víctimas de esas estúpidas flechas y de enamoramientos tontos que deprimen y les quitan energía?

(tos, tos, fucking tos) Lo peor de todo es que para los que están en su casa como yo, la televisión ha preparado un paquete especial con todas las comedias románticas existentes en Hollywood. Después de todos estos años, no se les ha ocurrido la brillante idea de poner películas de acción, suspenso, terror de lo que sea para la gente que se la va a pasar frente al televisor y que lo único que no quiere es recordar que está solo.

Masacre en San Valentín ese sería un éxito de taquilla (claro, si existiera en la película) un psicópata aburrido de la vida entra en un restaurante plagado de parejitas y dispara sin piedad. Solo por diversión.

Lo gritaré a los cuatro vientos odio esta fecha y no soy la única. Mi tatarabuela se murió un 14 de febrero y su último deseo – que es cumplido todos los años – era que todos sus hijos, nietos y bisnietos se olvidarán de la cojudez de cupido y jugarán carnavales.

Todos los años me la paso en Carmen de la Legua en una azotea en plena de guerra de globos con mis primos mientras todas las parejitas pasan por la casa agarradas de las manos mirándose a los ojos como si tuvieran algo especial en el rostro.

El problema es que este año no estoy ahí, no estoy cheleando, ni riendo, ni nada, solo estoy frente a un televisor en el que Sandra Bullock y Hugh Grant se besan tras darse cuenta de que se aman, mientras mi garganta expulsa flemas y mis ojos lloran (y no precisamente de emoción).

Así que hazme un favor y muérete Cupido. Si te mueres de un resfrío asegúrate de poner en tú lapida: una Grinch de 23 años me pegó el virus.





Puedes explicarme, ¿Qué rayos te vio?

31 01 2009

“¿Qué haces viendo eso? – preguntó mi madre al verme tirada en mi cama con un bote lleno de canchita, una Coca Cola de medio litro y muy feliz mirando un partido de fútbol. Escribo sobre deportes, leo libros y revistas deportivas (de buena calidad no cualquier tontera), respondí. Mi madre me dio su perorata de que debería usar sandalias en vez de zapatillas, que debería lucir siempre bella y lozana e invertir mis días en algo tan productivo como leer Seventeen, Cosmopolitan (donde te enteras cómo hacer feliz a un chico en la cama, cómo si se necesitara un manual para eso), Vogue y otras tonterías que solo las ojeo cuando aparece un cantante.

Después de una perorata de 10 minutos, le dije hace 23 años que estamos en lo mismo, no crees que ya te debes resignar. Además, no es que solo me interesen los deportes, también veo documentales, amo el cine, la literatura, la pintura y la música pero esas últimas tres cosas para mi madre son irrelevantes sino las acompaño con unos tacos número 7, un poco de rubor en las mejillas y una risa insulsa acerca de los chistes de algún cacaseno que solo tiene de cerebro un maní.

Lo digo a mucha honra soy una chica a la que le gusta estar cómoda y a la que le gustan algunas cosas de chicos. No tengo ningún problema en admitir que modelo está fuertaza o que esos malditos zapatos de taco hacen que mis pies estén tan apretados como los jeans de Jessica Simpson.

Las palabras de mi madre sobre mi estado actual (echada patas arriba en mi cama y peleándome con los comentaristas deportivos) me hizo a pensar en mis relaciones anteriores. En cómo pase de ser el mejor ‘amigo’ de mis enamorados a convertirme en la chica que los hace decir “Guau, mi amor eso fue increíble” (y que conste que no me estoy creyendo la gran cosa, la verdad es que los que trabajan más son ellos)

Antes de conocer a J yo no tenía ni un maldito polo con escote, solo usaba jeans, polo y zapatillas, mi uniforme predidelecto. Lo mismo me pasó con M, con F, con A y con muchos más, no tuve que leer Cosmopolitan o Seventeen para que se fijen en mí, bastó una conversación, muchas risas, algunas salidas y listo, nos enamoramos (al menos, eso creímos) y la pasabamos bien durante los meses (o semanas) que duró.

Miles de mujeres en el mundo creen que tener la figura perfecta, les garantiza el hombre perfecto, que riéndote de las bromas del chico en cuestión y demás tienen asegurada la felicidad eterna. Pasan los años y se dan cuenta que nada es como en las revistas, que a veces un hombre busca algo más que buenos pechos y un trasero a lo JLo (antes de salir embarazada porque ya se le cayó). He visto casos de amigas muy guapas, cuyos ex enamorados terminan con chicas horribles (no exagero) y todo por que les brindan algo que mi mejor amigo F llamó “amor incondicional”, es decir, apoyo emocional, algo más que ese “pobrecito” o “no te preocupes mi amor ya va a pasar”, buscan alguien del sexo opuesto con quien conectarse.

Después de mi casi matrimonio, me puse a reflexionar en eso. No solo por lo que mi madre me repite todos los días sino también por algo que me preguntó mi hermana sobre F (el italiano), ¿Puedes explicarme qué rayos te vio?.





¿Me caso?

28 01 2009

Ciao il mio cuore,
come stai? arrivati a Lima il Lunedi, 5 gennaio, Sto morendo di vedere voi e avete fra le mie braccia di nuovo. Come ho detto nella mia precedente mail, so che i tuoi genitori l’amore per dirvi quello che ho spiegato nel mio precedente post che ti amo e voglio trascorrere il resto della mia vita con te. Un beso.

Traducción (gracias a Google!)

Hola mi corazón,
cómo estas? llego a Lima el lunes 5 de enero, me muero por verte y por tenerte en mis brazos otra vez. Como te dije en mi anterior mail, quiero conocer a tus padres amor para decirles lo que te explique en mi correo anterior que te amo y que quiero pasar el resto de mi vida contigo. Un beso.

Este mail me llegó el 3 de enero, queda de más decir que el mail anterior no me llegó (por no decir que lo borré accidentalmente y se me ocurrió responder cualquiercosa). A F lo conocí el verano del año pasado por intermedio de unos amigos en Punta Hermosa y estuvimos juntos por más de dos semanas disfrutando del sol y del alcohol.

Es italiano y vive en Milán y aunque me muero por ir a ver jugar a Kaká en San Siro y pasar la semana de la moda con él. No me gusta mucho la idea de pasar por el altar a los 23 años con un chico con el que he mantenido una conversación vía e mail (algunas frías, otras sumamente calientes, gracias al google translate!)  durante un año.

F llegó y yo no sabía cómo diablos romperle el corazón y, aunque me encantaba mirarlo (especialmente desnudo) terminó conociendo a mis padres y mi pesadilla empezó justo un 8 de enero.

Papá, mamá, él es F – dije, mi hermana casi se desmaya con solo mirarlo, mi mamá no le quitaba los ojos de encima y hasta llegué a pensar que por la mente de mi sacrosanta madrecita estaban pasando los pensamientos más pecaminosos de este mundo (de alguien tenía que heredarlos).

Almorzamos un arroz con pollo que F disfrutó como si fuera lo mejor que hubiera probado en su vida. Trató de entablar una conversación con mi mamá y terminó hospedándose en mi casa.

Tan bien se llevó con mi familia que por un momento pensé que iban a adoptarlo y a mi mandarme a dormir con el perro. Mi hermana no dejaba de tocarle los brazos y la verdad es que ya me sentía algo asqueada cuando él se me acercó, se puso de rodillas y me mostró un anillo precioso.

Me quedé fría, no supe cómo reaccionar y para colmo de males mi hermana empezó a saltar y a gritar de alegría. En mi cabeza tenía una imagen mía dándome de golpes contra la pared con la esperanza de que todo fuera una condenada pesadilla.

Abracé a F y le dije que me acompañara a la habitación y cuando lo vi quitarse los zapatos (obvio pensaba que lo iba a recompensar con una tarde de sexo voraz y salvaje) le dije que se sentara y todo lo que sentía. Lo confundida que estaba y lo mucho que lo quería pero que no podía casarme ahora.

F me miró y luego de unos minutos que parecieron horas sonrío y me abrazó me dijo que no me preocupara y que solo se quedaría por dos semanas. Luego me dijo que el anillo era un regalo que me lo podía quedar y que quería que fuera un símbolo del bonito verano que vivimos y que si quería ser su enamorada o salir con él para conocernos más. Acepté.

Pasaron así dos semanas llenas de piscina, playa, sol, alegría y muchas pero muchas fotos. F se hospedó en mi casa y aunque mi madre deseaba que el cuerazo (dixit mom) fuera mi príncipe italiano, había alguien que sabía que su pequeña no iba a viajar a Milan de ningún modo.

El día en que F se fue, mi padre se me acercó y me dijo al oído:  “No era suficiente para mi gorda”.

(El video de Kate Perry Hot and Cold me encantó, en especial por la cara del chico me recuerda tanto a la mueca que hice cuando vi el anillo)





Entre lo nuevo y lo viejo

24 01 2009

A veces uno necesita tiempo para reinventarse, para seguir adelante, para tomar decisiones. Cerré el libro de J, alguien que no te llama en Navidad y no queda contigo para salir en Año Nuevo debe ser borrado hasta de la lista de los remembers.

Me subí a la camioneta de A con destino a Chincha a despejar mi mente y emborracharme. Y así tratar de iniciar el 2009 sin el fantasma de J en la cabeza.

Mis amigos, un grupo de juergueros, tenían en la camioneta tanto alcohol que si se me ocurría prender un fósforo volábamos en pedacitos igual que en los dibujos animados solo que algo más sangriento.

Llegué media borracha a la casa de playa de A y sin querer me topé con un grupo de holandeses que terminó uniéndose a la fiesta. Ahí estaba yo rodeada de gringos que hablaban una lengua extraña (¡Que rayos! estaban más buenos, así qué me importa si no les entiendo una palabra de lo que dicen).

Varias de las amigas de A ya estaban mirando a la presa que yo había elegido, así que se me ocurrió una manera de engancharlo: fútbol.

Rafael Van der Saar, Arjen Robben, entre otros jugadores me ayudaron a hablar su mismo idioma. Todo iba bien hasta que se me ocurrió ir a comprar y terminé en otra fiesta. Bailando con un chico que me decía que había llegado en el momento justo a su vida. (No sabía a que se refería pero la cerveza estaba bien fría)

¿Haz visto a F? hace media hora que se fue. Todos en casa de A me buscaban en especial Y, el holandés al que había estado besando como si el mundo se fuera a acabar, salí de la fiesta y dejé al chico de la otra fiesta (él que me decía cada sonsera sacada de películas y comedias románticas).

En el momento, en el que cruzaba la calle me llegó un mensaje a mi celular era J “Feliz a*o”, dos palabras, marqué borrar y las imágenes de la última cita empezaron a  aflorar.

Tal vez si hubiera contestado el mensaje regresaría a mi ser melancólico que espera a que el príncipe azul se aparezca en su puerta, pero tales cosas no existen.  Ella apareció, ese ser  vampírico  ansioso de bebidas espirituosas y besos fugitivos me tomó de la mano y me regresó a los brazos de Y, a mi realidad.





Piensa, piensa, piensa

23 12 2008

Caminaba con mi mp3 al oído escuchando Aces High de Iron Maiden, pensando en el concierto de la banda que será en marzo, cuando sentí una mano en el hombre. Me quedé fría y pensé: Ya fui, cuando volteé a punto de insultar al atrevido que me tocó y me quedé frente a frente con J.

Era él, estaba ahi mirándome y sonriendo y como avalancha de nieve los recuerdos de sus besos, sus abrazos y los buenos momentos que pasamos juntos se me vinieron encima, cuando iba responderle con una sonrisa, apareció una figura diminuta (por que no pasaba del metro cincuenta) y delgada detrás de él.

Hola, le dije y J sonrío y me abrazó. Hola ¿Cómo estas?, me preguntó y yo solo pensaba en esa figura a su costado que me escrutaba. Le dije que estaba bien que acababa de realizar mis compras navideñas y que todo bien y que cómo estaba. J me respondió diciéndome que bien y me contó algo acerca de su trabajo pero seguía sin decirme quién rayos era esa enana a su lado.

Hasta que el Ommpa Lommpa (la chica) lo miró como preguntándole a qué hora me presentas ímbecil.  J la miró y me dijo, ella es Y, una amiga del canal, la saludé y ella me dio una mirada asesina. (Ah! no encima que eres un piojo humanizado no me vas a venir a mirarme mal, enana mal vestida) Me respondió el saludo con frialdad y contrataqué, J por qué no salimos a tomar un café o tienes algo que hacer, J volteó a mirar a Y y yo traté de alizarme un poco el cabello que lo tenía revuelto y mostrar mi mejor sonrisa.

J me dijo, ¿nos acompañas? Y quiere comprarle algo a su mamá, la acompañamos y luego nos tomamos ese café. Mi sonrisa se amplió el doble de lo que estaba y creo que Y pensaba en cómo asesinarlo pues le dio una mirada que como dice una conocida salsa, si su mirada matara, J estaría en el cielo.

Caminamos, le compramos una blusa a la mamá de la chica, Y lanzó los puñales de la ruptura de ambos hace un año y que por qué habíamos terminado, yo le respondí ” no lo sé hacemos tan buena pareja”, sonriendo. J se divertía con la conversación, hasta que decidió que era el momento en que nos quedarámos solos.

Y ese es tu carro, la chica lo miró y le dijo ¿Qué ya me botas? J titubeó y luego le dijo que no era eso sino que quería conversar conmigo, que no me veía desde hace tiempo y que teníamos que ponernos al día y bla, bla, bla, bla.

Y se fue y yo canté victoria, J me llevó a un cafecito a la luz de las velas en el parque Kennedy. Estuvimos charlando horas de horas y como a la medianoche, me dijo: Sabes que leo tu blog casi todos los fines de semana. Me congelé, me jodí, pensé.  Le contesté que a veces publicaba y a veces no y cuando ya me disponía a contarle un cuentazo, me besó.

Me estremecí entre sus brazos, su aliento, su ojos, cuando abrí los míos, me dijo al oído. Yo tampoco te pude olvidar.  Le decía que era imposible, que nosotros, que la persona que soy ahora no podía ser la princesa de su cuento, que si leía mi blog entonces sabía de mis andanzas y me volvió a besar.

Me importa un pepino si te haz acostado con medio Lima, (Tampoco, tampoco, la mayoría eran extranjeros) pero quiero intentarlo de nuevo.  ¿Intentarlo? estas seguro, me dijo que sí que no lo pensaba más, que me extrañaba y que estaba harto de pensar en mi y no me atreverse a levantar el teléfono.

Me quedé muda, no sabía que decirle, no sabía cómo decirle que sentía millones de cosas, que mi cerebro estaba más enredado que el nudo de un ahorcado y que en estos momentos solo sabía mi nombre. Atiné a decirle que nos llamáramos todos los días y que lo pensaría.

Ya pasaron tres días y aún lo estoy pensando…





¡Con las chicas no se juega!

14 12 2008

Salí por unas semanas con S. Recorrí calles enteras, pasé frío y me reí como hace tiempo no reía. S tenía todo lo que me gusta en un chico, guapo, alto, espaldas anchas, cuerpo de deportista, seguro de sí mismo y con un buen sentido del humor.

Pasamos tres semanas increíbles, recorriendo bares miraflorinos, saltando en el trampolín de mis primos en su casa de La Molina como dos niños. Todo estaba bien, era el candidato perfecto a convertirse en mi enamorado pero como dicen tarde o temprano la paja o la bolsa de pelo aparece.

Un sábado le dije que no podía salir porque me sentía mal, (era cierto tenía fiebre y ganas de desaparecer de la faz de la tierra) y él me dijo que se quedaría en su casa. S salió esa noche y se fue a un bar donde estuvo coqueteando con una guapa joven de cabellos castaños que para su mala suerte era una de mis mejores amigas.

Por supuesto, que V no sabía nada de nada de que S y yo teníamos algo, pero después de ver unas fotos que coloqué justo esa noche en mi Hi5. V me llamó y me dijo que S y ella, bueno, habían estado besándose como dos desquiciados, bebido hasta morir y que en algún momento de la noche, él le dijo para ir a ‘otro lado’.

Recuperada de mi gripe, empecé a elaborar mi plan. El lunes, S se apareció en mi casa con un paquete de chocolates y una gran sonrisa en los labios. S estaba súper tranquilo y feliz, nos estuvimos besando y le dije ¿Vamos a mi cuarto?. (ningún hombre en la tierra rechaza una invitación como esa)

Abrimos la puerta de mi habitación, le saqué el polo y le abrí los pantalones, en eso de detrás de la puerta apareció V. S se congeló al ver a V , quien con una cámara fotográfica lista capturó el momento. S, frío, me preguntó ¿Qué pasa?. Cómo decirlo delicadamente, S te presentó a V, una de mis mejores amigas del colegio. S acababa de morir hace unos segundos, más blanco que un papel retrocedió con el rostro más pálido que un cadáver pero tratando de recuperar el aliento atinó a decir: Hola, mucho gusto.

V fue al ataque: ya nos conocemos o no? Recuerdas, la fiesta?. S volvió a su estado anterior y yo contrataqué: ya que establecimos que se conocen y que eres un maldito pendejo, puedes irte. Me das mi polo por favor. No cholo, esto se queda de recuerdo. No jodas y dámelo. Lancé su camiseta al patio y mi perro la atrapó. Si quieres, quítasela a I. Ahora lárgate.

S se fue a empujones de mi casa, los vecinos salieron a observar al chico que con los pantalones aún abiertos era expulsado cual rata a la calle. Espero que si me pasa algo así a mí, estés a mi lado para planear una venganza tan buena como esta, me dijo V aún riéndose.

Actualización: Para mala suerte de S, no solo se fue semidesnudo de mi casa, también sin su celular,  dos ladrones lo asaltaron a dos cuadras de su vivienda en San Borja. Bad Luck!!!